Más cuidados con un recién nacido

Lic. Zayda Domínguez

Los cuidados hacia un recién nacido son muy diferentes a los de cualquier otro niño. Las madres deben estar atentas, en todo momento, de la salud y el comportamiento del pequeño; pues, a esa edad, son débiles, por lo que se ven expuestos a cualquier tipo de infecciones debido, posiblemente, a la inmadurez de su sistema inmunitario. Muchas madres, sobre todo las primerizas, comienzan a llenarse de dudas acerca de cómo deberían ser los cuidados adecuados de un bebé recién nacido y hasta qué punto su comportamiento es normal para su edad. Por eso, en este artículo se dan algunas recomendaciones para la asistencia adecuada del recién nacido en el hogar.

Antes del desprendimiento del cordón umbilical, al bebé se le deben dar baños de tina, que consiste en una limpieza suave de su piel con una toalla pequeña o esponja natural. El jabón debe ser neutro, blanco y sin perfume y no el jabón de pasta azul, porque este puede ser contraproducente recomendarlo en el cuidado de la piel del recién nacido. En 24 horas, el corte umbilical pierde el aspecto húmedo y su color blanco azulado. Luego, se torna reseco y casi negro. Entre 4 y 10 días se desprende y se forma el ombligo. Los cuidados deben ir dirigidos a mantener seco y limpio el cordón umbilical para prevenir las infecciones. En este sentido, debe curarse tres veces al día con las mejores precauciones de higiene, no debe cubrirse el muñón umbilical con ningún material de cura o el pañal. En caso de signo de infección o mal olor hay que notificar al personal de salud.

Para el recién nacido se recomienda una ropa adecuada, preferiblemente de algodón, de acuerdo con el clima. Si se viste al bebé con menos ropa se sentirá más cómodo, ya que tendrá más libertad para sus movimientos. Si el niño regula su temperatura, no es necesario el uso de manoplas, pues le quita libertad para mover sus deditos. Los escarpines o zapaticos deben ser lo suficientemente grandes para que el pequeño mueva cómodamente sus dedos. El amarre debe hacerse con una cinta suave y que el nudo no apriete. En el caso de la limpieza de la ropa, se recomienda el uso de un jabón suave, que no sea detergente, para evitar irritaciones en la piel del bebé. Asimismo, hay que enjuagar muy bien las prendas para que no queden restos de jabón.

Por otra parte, no se recomienda el uso de talco en el recién nacido, porque, además de resecar la piel, existe el peligro de que las partículas finas de este se dispersen y el bebé las inhale, lo cual irritaría las vías respiratorias. En caso de irritación de la piel en el área del pañal, hay que mantener el área lesionada limpia y seca, cambiar el pañal al bebé cada vez que esté mojado, lavar el área después de cada cambio de pañal y aplicar cremas especiales para bebés. Tampoco debe utilizarse colonia.

La manera correcta de cargar al bebé es colocar una mano que abarque la cabeza, cuello y espalda; y la otra, debajo de las nalgas. Para sacarle los gases al pequeño, la persona, sentada, debe sostenerlo con una mano colocada a nivel del cuello y barbilla y, con la otra, darle palmaditas o frotarle delicadamente la espalda, a nivel del estómago, hasta que salga el aire. Este procedimiento también se puede hacer sosteniendo al pequeño firmemente contra el hombro, dándole soporte en la espalda y la cabeza con una mano, y con la otra palmaditas suaves. Lo importante es que la madre esté al tanto del correcto cuidado del recién nacido y le brinde la atención que necesita para su sano desarrollo.

La información ofrecida en esta sección no sustituye a la consulta con un especialista, ya que de acuerdo con las características particulares de cada individuo, se le podría indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

  • Lic. Zayda Domínguez Por: Lic. Zayda Domínguez
    Enfermera Materno Infantil. Profesora Escuela de Enfermería Facultad de Medicina UCV.
  • Publicado: 2015-10-13
  • Fuente: Lic. Zayda Domínguez

Foto Noticia

La madre debe estar al tanto del correcto cuidado del recién nacido y brindarle la atención que necesite para su sano desarrollo.