La infección por el VIH, una condición controlable

Dr. Alejandro Rísquez

Dr. Alejandro Rísquez

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) fue identificado hace unas pocas décadas (1983). Se conoce de forma epidémica en el mundo occidental a raíz de una epidemia en una comunidad gay de los Estados Unidos de Norte América.

Inicialmente se pensó que se trataba de un tipo de cáncer, pero posteriormente y como consecuencia de exhaustivas investigaciones, se llegó a la conclusión de que se trataba de una nueva enfermedad infecciosa, que ocasiona debilidad general, desgaste y una disminución de las defensas del organismo. En su etapa final, conduce a la aparición de infecciones oportunistas como el sarcoma de Kaposi, la tuberculosis, citomegalovirus, entre otras. 

Normalmente, el sistema inmune del organismo podría combatir estas enfermedades, pero al estar debilitado no cumple su función, dándoles paso para que puedan comprometer la vida del portador. Lo llamaron síndrome de inmunodeficiencia adquirida, y se conoce por sus siglas SIDA.

El VIH se considera una pandemia, pues está distribuido en todas las regiones del mundo, con una mayor incidencia en África.

¿Cómo se adquiere la infección por VIH?

Esta infección puede adquirirse de varias maneras:

• Vía sexual. La más frecuente es a través de las relaciones sexuales no protegidas. En este caso, se debe al intercambio de fluidos y secreciones durante el acto sexual, sin uso de preservativos. De hecho, el uso de preservativo es una de las formas más fáciles y seguras de poder evitar el contagio.

• Por sangre. También puede contraerse a través de heridas o lesiones que pueden ser producidas por objetos cortantes como hojillas de afeitar, agujas de inyectadoras, instrumentos para arreglar uñas (manos y pies), por intercambio o antes usadas por personas portadoras del virus.

• Transmisión vertical. Se produce de una embarazada contagiada al feto o al recién nacido.  De allí la importancia de realizar pruebas de VIH en el control prenatal, para aplicar las medidas terapéuticas que conlleven a disminuir la transmisión.

• Infección laboral. Se ve en trabajadores de la salud, empleados de  laboratorios que constantemente están manipulando muestras de sangre contaminada, anatomía forense o patológica, pacientes con VIH. Estos pueden ser también infectados por el virus, aunque es la forma de transmisión menos común.

¿Todo el que adquiere el VIH desarrolla SIDA?

No. Dejada a su curso natural, sin tratamiento, la infección por VIH puede tener varios estadios. Puede ocurrir sin síntomas, con síntomas, y la última etapa sería la fase del SIDA, caracterizada por infecciones oportunistas, graves y dolorosas.

Es bueno saber que desde los años 90, existen terapias retrovirales y antirretrovirales: medicamentos capaces de inhibir la producción y multiplicación del virus dentro del organismo. Con este tratamiento se logra que disminuyan los niveles de virus en sangre, hasta ser valores ínfimos, e inclusive, en algunos casos, se logra eliminar la transmisión del VIH.

¿Cómo se puede prevenir la infección por VIH?

• La sexualidad responsable es la forma más fácil de prevenirlo. Independientemente de la identificación sexual; lo más importante, sobre todo en los jóvenes, es la abstención; al iniciar la vida sexual estar debidamente protegido, y realizarse la prueba de VIH en pareja.

• Los bancos de sangre en nuestro país están preparados para realizar pruebas de VIH a toda la sangre donada, antes de ser trasfundida a otra persona.

• También es importante que las embarazadas acudan a su consulta prenatal y exijan que se le haga el examen de VIH, para así recibir el tratamiento adecuado, y disminuir el riesgo de transmitir la infección a su hijo. Las madres gestantes, con VIH positivo, deben recibir terapia retroviral y otros cuidados, para evitar la transmisión al feto o recién nacido.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el VIH continúa siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial, con aproximadamente 36,7 millones de personas infectadas de acuerdo a datos de 2016; este año se produjeron 1,8 millones de nuevas infecciones. 

En muchas partes del mundo, la educación para la salud, la sexualidad segura y el tratamiento oportuno de los pacientes con la terapia retroviral, han frenado y disminuido las cifras de infección por VIH/SIDA.

Lo recomendable es mantener una vida sexual responsable y el usar el preservativo, como formas efectivas y fáciles para prevenir el contagio por el VIH.

La información ofrecida en esta sección no sustituye a la consulta con un especialista, ya que de acuerdo con las características particulares de cada individuo, se le podría indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

  • Dr. Alejandro Rísquez Por: Dr. Alejandro Rísquez
    Pediatra y Epidemiólogo. Profesor Escuela de Medicina Luis Razetti. Facultad de Medicina.Universidad Central de Venezuela.
  • Publicado: 2017-11-30
  • Fuente: Dr. Alejandro Rísquez

Foto Noticia