Violencia contra la mujer

Dra. Judith Toro Merlo

En los casos de violencia contra la mujer, la denuncia puede salvar vida

La Organización de las Naciones Unidas define violencia contra la mujer como “todo acto de violencia al sexo femenino, solo por el hecho de ser mujer, que resulte o pueda resultar en un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”. (Resolución 48/104 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la “Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer”, 1993). 

La violencia contra la mujer es una de las formas más frecuente y generalizada que existe en todas partes del mundo: no distingue edad, razas, religiones o condición socioeconómica.

Esta situación se puede manifestar de diferentes maneras, y la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en Venezuela contempla 21 formas de violencia contra la mujer. De ellas, las más comunes universalmente, incluyen: la violencia psicológica, la violencia doméstica y violencia dentro de la pareja, la violencia sexual (incluyendo la violación) y el acoso sexual.

¿Quiénes pueden cometer violencia contra la mujer?

Los perpetradores de la violencia contra la mujer pueden ser miembros de su entorno incluyendo esposos, concubinos, pareja íntima, novios, amigos, u otros parientes (ascendentes o descendentes) así como extraños, sobre todo aquellos que ejerzan una situación de poder sobre la mujer (profesores, jefes, médicos). (Asamblea General de las Naciones Unidas, 2006).

Este tipo de violencia trae grandes consecuencias que las podemos dividir en tres grupos: para la mujer, para la familia y para la sociedad.

Evidentemente, la mayor severidad de estas consecuencias es sobre la mujer, quien en principio tiene un daño no visible que lo constituye el sufrimiento por la situación en la que se encuentra inmersa y posteriormente se agrega un daño físico que afecta su salud, que incluye lesiones leves, enfermedades psicosomáticas, abuso de alcohol y otras drogas, que pueden llevarla hasta la muerte, por inducción al suicidio o por su asesinato (feminicidio).

¿Qué hacer si te sientes víctima de violencia?

Si te encuentras en esta situación, el primer paso que puedes dar es comentar el problema a otras personas y pedir ayuda. Puedes buscar el apoyo de familiares y amigos de confianza para que te acompañen en estos momentos difíciles.  También puedes recurrir a los médicos que te atienden, cuando los consultas por las lesiones físicas.  Por último están las autoridades policiales y judiciales que orientarán los pasos a seguir para hacer una denuncia oficial.  

En Venezuela, puedes recurrir a la línea de atención telefónica 0800-MUJERES que es totalmente confidencial y gratuita, con alcance nacional. Es una vía de atención inmediata y directa, con calidez y calidad, dirigida a todas las venezolanas sin distinción. Allí, el personal de la línea realiza el debido seguimiento a las llamadas, con la finalidad de que las usuarias sean atendidas efectivamente por los órganos receptores de denuncia y por otras instancias a las cuales se les orienta para asistir y recibir la orientación debida en cada caso.

Inicialmente la mujer no quiere denunciar y es normal.  A menudo busca razones para justificar la situación o para minimizar la violencia, hasta se siente culpable por desencadenar la misma y piensa que esta situación puede cambiar espontáneamente. Estas creencias son falsas, no hay ninguna razón para que se culpabilice, o para que justifique la violencia. Probablemente esta irá creciendo a lo largo de los años y sus consecuencias se extenderán a otros miembros de la familia, principalmente a los hijos.

Si tu pareja o algún otro hombre de tu entorno te trata mal y utiliza la violencia, no dudes en dar el paso a la denuncia con el apoyo de personas de tu confianza y de profesionales especializados.  De esta manera lograrás romper con el círculo de maltrato, llevar una vida tranquila, feliz, salvar tu vida, y probablemente la de tus hijos.

La información ofrecida en esta sección no sustituye a la consulta con un especialista, ya que de acuerdo con las características particulares de cada individuo, se le podría indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

  • Dra. Judith Toro Merlo Por: Dra. Judith Toro Merlo
    Profesora Cátedra Clínica Obstétrica. Facultad de Medicina. Universidad Central de Venezuela.
  • Publicado: 2017-11-23
  • Fuente: Dra. Judith Toro Merlo

Foto Noticia