Cáncer de ovario

Dra. Loretta Di Giampietro

Dra. Loretta Di Giampietro

Los ovarios son dos pequeñas glándulas ubicadas en la pelvis femenina, y su tamaño varía de acuerdo a la edad de la mujer; está formado por diversos tipos de células y son importantes porque en ellos se producen las hormonas femeninas: estrógeno y progesterona. En lo particular, los ovarios pueden ser asiento de tumores benignos y malignos.

El cáncer de ovario es un tumor maligno que se origina en cualquiera de los tipos de células del órgano. No presenta síntomas específicos, por tanto en la mayoría de los casos, se detecta cuando la enfermedad ya está en una etapa avanzada.

Dolor pélvico, problemas urinarios, distención abdominal, estreñimiento e irregularidades en el ciclo menstrual son algunos de los síntomas que podrían crear sospecha de un cáncer de ovario. No obstante, estos también pueden confundirse con los de otras enfermedades como las gastrointestinales, lo que puede retrasar el diagnóstico. Es importante tener en cuenta que si los síntomas descritos se mantienen por más de dos semanas, se hace necesario consultar un médico.

Hay que destacar que el cáncer de ovario se puede presentar a cualquier edad, con un promedio cercano a los 45 años, aunque lo más frecuente es que aparezca después de la menopausia. Sin embargo, se reconocen algunos factores de riesgo como son: primer embarazo en edades avanzadas, menopausia tardía, obesidad, consumo de alimentos con mucha grasa, pero el más importante es el conocer la existencia de antecedente en familiar directo que haya padecido cáncer de ovario, e inclusive de cáncer de mama.

En otro orden de ideas, hay que señalar que el riesgo de padecer este tipo de cáncer disminuye con cada embarazo completo, con la ligadura de las trompas de Falopio y en usuarias de píldoras anticonceptivas combinadas por cinco años o más.

No hay un método de pesquisa masiva para la detección precoz del cáncer de ovario. En mujeres con riesgo familiar sobre todo en posmenopáusicas, se puede utilizar cada 6 meses, o cada año el uso combinado de ultrasonido pélvico y el marcador tumoral Ca 125. En la población general femenina no se recomienda la determinación rutinaria del Ca 125, ya que existen múltiples patologías benignas y situaciones fisiológicas que producen este marcador y lo único que ocasionará será aumentar la ansiedad de las mujeres.

Ante cualquier sospecha se procederá a realizar otros exámenes complementarios como ecosonogramas especializados, tomografía computarizada y resonancia magnética, los cuales permitirán realizar un diagnóstico preciso y tomar la conducta adecuada a cada caso.

Recordamos a la población femenina en general, realizar una consulta ginecológica anual de rutina, en la cual se podrá hacer pesquisa y/o diagnóstico precoz de cáncer de ovario o de cualquier otro órgano ginecológico.

La información ofrecida en esta sección no sustituye a la consulta con un especialista, ya que de acuerdo con las características particulares de cada individuo, se le podría indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.

  • Dra. Loretta Di Giampietro Por: Dra. Loretta Di Giampietro
  • Publicado: 2017-07-07
  • Fuente: Dra. Loretta Di Giampietro

Foto Noticia