Mujer sana |Mujer saludable

La menopausia: el inicio de una nueva etapa

Dra​. Judith Toro Merlo

La menopausia se refiere a la fecha de la última menstruación (regla), lo cual ocurre porque el ovario deja progresivamente de producir hormonas. Por esta razón, también cesa el periodo fértil de la mujer. No obstante, cabe destacar que la menopausia queda definida al transcurrir 12 meses consecutivos sin menstruaciones y sin que exista otra causa aparente.  

La menopausia espontánea ocurre entre los 45 y 55 años, con un promedio de los 50. Muchos factores pueden influir en la edad de su aparición, tales como: el uso de hormonas, patologías ováricas, alimentación, ejercicio, estrés, etc. Uno de los factores más importantes se refiere a los antecedentes familiares, de tal forma que una mujer puede hacerse una idea de la edad en que tendrá la menopausia, por la edad a la que la tuvieron su madre y/o hermana/s.  El consumo de tabaco también se asocia de forma consistente a su comienzo más temprano. La menopausia es precoz cuando aparece antes de los 40 años.

Algunas mujeres presentan síntomas, que generalmente permanecen corto tiempo y no ameritan tratamiento. Aunque no son una amenaza grave para la salud, pueden resultar molestos, y en ocasiones limitar la actividad habitual. Entre ellos se encuentran:

  • Los síntomas vasomotores (calorones, bochornos, sofocos), que se presentan como una sensación de calor que recorre todo el cuerpo (desde los pies a la cabeza), acompañada de sudoración. Es seguida de un descenso de la temperatura corporal y una aceleración transitoria de la frecuencia cardíaca (palpitaciones).  Cuando se presentan en la noche, pueden producir alteraciones del sueño. Desaparecen espontáneamente en forma gradual.
  • Síntomas vaginales que se producen por una pérdida de la elasticidad de este órgano y una reducción de la actividad de sus glándulas, lo que ocasiona una disminución de la lubricación y, en algunas mujeres, sequedad vaginal con dificultad y dolor en las relaciones sexuales. A medida que avanza la posmenopausia, el tejido de la vagina se atrofia y estos síntomas pueden ser más manifiestos.

Para la mejoría de estos y de otros síntomas, existen terapias hormonales y no hormonales que pueden mejorar la calidad de vida de las mujeres en esta etapa fisiológica, por tanto exhortamos a aquellas que se encuentren en este periodo, a consultar a su médico para recibir la orientación debida y lograr una mejor calidad de vida.​

La información ofrecida en esta sección no sustituye a la consulta con un especialista, ya que de acuerdo con las características particulares de cada individuo, se le podría indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas. ​​

  • Dra. Judith Toro
    Profesora Cátedra Clínica Obstétrica
    Facultad de Medicina
    Universidad Central de Venezuela

NotificacionesRecibir Mail
Comparte
DescargaDescargar