Niños sanos

Mitos en obesidad infantil

Dra. Dalmacia Noguera

La obesidad está afectando a más niños que nunca, es una epidemia a nivel mundial. La obesidad infantil está relacionada con factores genéticos, estilos de crianza, la dinámica familiar, el ambiente de la escuela y de la comunidad,  además, está rodeada de mitos. A continuación describimos algunos de ellos:

El gordito sano. Todavía se identifica al niño “gordito” como una expresión de belleza y salud “¡qué gordito!, ¡está para comérselo!”. La creencia de que el aumento de peso es saludable es falsa. Uno de los grandes problemas del sobrepeso u obesidad es que la familia no es consciente de que puede ocasionar serios problemas en la salud presente y futura del niño. La obesidad es un factor de riesgo establecido para el desarrollo temprano de múltiples enfermedades como: hipertensión arterial, hipercolesterolemia, enfermedades del corazón, diabetes, baja autoestima, trastornos de conducta, problemas ortopédicos, entre otros.

El gordito que adelgaza con el estirón. “Cuando sea grande, adelgaza”. Es un error  creer  que  el  problema  se  solucionará  solo. Sabemos que la probabilidad de ser un adulto obeso es más alta, cuanto más tiempo se fue obeso en la infancia. Cuando la obesidad se inicia entre los seis meses y los 7 años de vida, el porcentaje de los que seguirán así de adultos es del 40 %, mientras que cuando se inicia entre los 10 y los 13 años, las probabilidades son del 70 – 80 %.

Los niños deben comer mucho para crecer. “Tienes que comer para hacerte grande”. Muchas personas creen que el crecimiento es consecuencia de la alimentación, pero no es así: en realidad no crecemos porque hemos comido, sino que comemos porque estamos creciendo. Durante el crecimiento se necesita una cantidad extra de calorías, sólo de  5 a 10 %. Todo lo que se añada se acumula como exceso de grasa.

Es que ha salido a su madre/padre/abuelos. El factor genético es responsable del 25 % del peso, y los condicionantes externos (estilo de vida), del otro 75 %. Los  nuevos  estilos de vida de nuestra sociedad favorecen, sin duda, el sobrepeso. Entre ellos destacan las comidas rápidas, los alimentos industriales y precocinados ricos en calorías, el abuso de las bebidas con alto contenido de azúcar y la poca actividad física.

El gordito feliz. Debajo de esa máscara d felicidad se pueden esconder sentimientos de inferioridad, baja autoestima, pasividad y necesidad de cariño. Los niños con sobrepeso son más susceptibles de tener problemas psicológicos y de que estos problemas persistan en la edad adulta.

La información ofrecida en esta sección no sustituye a la consulta con un especialista, ya que de acuerdo con las características particulares de cada individuo, se le podría indicar recomendaciones diferentes a las generales aquí señaladas.​​​​​​​​​​

  • Dra. Dalmacia Noguera
    Pediatra. Especialista en Nutrición, Crecimiento y Desarrollo.
    Miembro de la Sociedad Venezolana de Puericultura  y Pediatría.

NotificacionesRecibir Mail
Comparte
DescargaDescargar